El Blog de Trademarketing Research.

La tasa de conversión o ratio de clientes que realizan una compra, es un porcentaje fácil de halla. Solo tenemos que saber cuántas personas han entrado en nuestro establecimiento y de estas, cuántas realizan alguna compra. Obtendremos la tasa de conversión aplicando una sencilla regla de tres. Por ejemplo, si de 500 personas que visitan nuestra tienda en un solo día, 150 realizan alguna compra, nuestra tasa de conversión será del 30%.

Saber cuántas personas realizan alguna compra en nuestro establecimiento es algo sencillo de averiguar. El número de tickets emitidos en un día, será el número de ventas realizadas. Más complejo es saber cuántas personas entran en nuestra tienda. No por la dificultad de contar el número de visitas, ya que para este fin la tecnología nos ayuda. Existen sensores o sistemas de monitorización (Contadores de Personas) que nos facilitan la tarea.  La complejidad radica en que deberemos saber discriminar, para eliminar las entradas de “no potenciales clientes” como niños, trabajadores, representantes o socios, personal de mantenimiento, etc.

Los Contadores de Personas además de ayudarnos a conocer nuestra tasa de conversión, nos aportará información muy interesante, como saber cuáles son las temporadas, días y horas de mayor afluencia, lo que nos permitirá, tras el estudio de un histórico, conocer el número de personal de ventas que precisaremos en cada momento a lo largo del año. También, nos permitirá saber, por ejemplo, cómo repercute en la afluencia de clientes nuestras campañas de marketing.

En establecimientos más amplios, además nos interesará saber el número de personas que visita cada sección. Cómo es el flujo de clientes o cuánto tiempo permanecen en cada área. En este sentido la tecnología también nos ayuda con los Mapas de Calor, que nos permite saber cómo interactúan los visitantes en nuestra tienda. Qué ven, qué es lo que les llama la atención o qué es lo que les atrae, será parte de la información que obtengamos.

Los Mapas de Calor en su mayoría son cámaras que incorpora un interfaz para obtener los gráficos que precisamos. Esta información nos permitirá definir, por ejemplo, qué espacio es el más interesante para cada artículo o dónde deberemos colocar aquellos productos que estamos promocionando. Además, podremos optimizar el diseño de nuestra tienda basándonos en datos reales.

En definitiva, los Mapas de Calor nos ayudan a conocer mejor el comportamiento de nuestros clientes en la tienda, lo que nos facilitará optimizar el espacio de nuestro establecimiento y el diseño de los layout, aportar una mejor experiencia a nuestros clientes, mejorar el marketing en el punto de venta o planificar de forma más eficiente el tiempo de nuestro personal de ventas (no solo saber cuántos necesitaremos en cada momento, sino dónde los precisaremos).

SÍGUENOS