[Total: 5   Promedio: 4.8/5]

El Blog de Trademarketing Research.

Las grandes superficies son, desde hace años, los establecimientos preferidos de los españoles a la hora de realizar sus compras, independientemente del producto que deseen adquirir. Sin embargo, los comercios tradicionales, las tiendas de barrio de toda la vida, lejos de un futuro poco halagüeño que se les pronosticaba en el pasado, incluso se llegó a hablar de su desaparición, no solo logran sobrevivir sino que, además, han recuperado posicionamiento en el último año.

Según el estudio realizado por el Observatorio Cetelem en este 2016, los consumidores prefieren las grandes cadenas de distribución en un 61% a la hora de realizar sus compras, frente a los comercios tradicionales que es la opción elegida por un 39% de la población. Si comparamos estos datos con los del mismo estudio en su edición del pasado año, la brecha existente entre ambas formas de comercio aunque grande, se reduce considerablemente. En el año 2015 los consumidores optaban en un 68% por las grandes cadenas de distribución a la hora de ir de compras, frente al 32% que optaban por las tiendas de barrio.

Con este aumento de 7 puntos en la preferencia por optar por el comercio al por menor, se está observando un cambio de tendencia respecto a los usos de consumo de los españoles. Tras años de pérdida de clientes, el consumidor vuelve a las tiendas de barrio.

Pero este no es el único estudio que muestra un soplo de aire fresco que revitaliza el comercio local. El Instituto Nacional de Estadística (INE), según el Índice de Comercio al por Menor (ICM) del pasado mes de julio, advertía de una variación del 4,9% en favor del comercio al por menor respecto al año anterior. Este empuje viene dado por el aumento del consumo en alimentación en las tiendas de barrio con un 0,5%, junto a un incremento del 6,8% en el resto de productos analizados.

¿Por qué el consumidor vuelve a comprar en la tienda de la esquina?.

Principalmente, ha vuelto por la cercanía a sus hogares, un trato más personalizado, la amabilidad con la que es tratado o la confianza que le inspira este tipo de comercio. Además, cabe destacar una cierta reactivación de la economía. Por otro lado, los encuestados manifestaron acudir a este tipo de establecimientos para realizar las pequeñas compras del día a día.

La motivación que lleva a los clientes a las grandes superficies, que siguen llevándose la preferencia de los consumidores, es distinta. Un precio más competitivo (mejor frente a las tiendas de barrio), una variedad más amplia donde elegir para un mismo producto y la comodidad de realizar toda la compra en el mismo establecimiento, es lo que más valoran los consumidores.

SÍGUENOS