[Total:3    Promedio:4/5]

 

El Blog de Trademarketing Research.

Las campañas de marketing de Navidad ya están en pleno apogeo. A final de año los departamentos de marketing incrementan su apuesta para destacar sus productos, entre la fuerte competencia existente en esta época del año. El esfuerzo merece la pena. Según el “Estudio de consumo Navideño 2016”  de Deloitte, los españoles gastaremos de media 682 euros, lo que supone un 4% más que el año anterior.

De los países analizados por la consultora, España se sitúa en el segundo país que más gasta en Navidad, tan sólo por detrás de Dinamarca con 689 euros, y por delante de países como Alemania con 529 euros o Rusia con 348 euros. De hecho, el gasto de los españoles es un 30% más que la media europea, que está en 517 euros.

Un año más, muchas son las marcas, entre ellas Loterías y Apuestas del Estado, que se apoyan en el Marketing Emocional para llegar a los consumidores. Según los expertos, casi el 99% de las ocasiones compramos un producto a consecuencia de un impulso, sentimiento o emoción.

El Marketing Emocional se dirige al consumidor apelando a sus sentimientos, valores y emociones, teniendo como finalidad la creación de acciones favorables hacia un determinado producto. La publicidad basada en resaltar los beneficios o características del producto, se queda en un plano secundario. El precio del producto no forma parte de la campaña.

En el caso concreto de la campaña de Navidad de Loterías y Apuestas del Estado apela, desde hace ya varios años, a nuestros sentimientos. Intenta ligar el Sorteo de Navidad como una parte más de las fiestas, creando la conciencia de que las Navidades comienzan el día 22 de diciembre con el popular sorteo. La estrategia de venta de los décimos se basa en la importancia de que formemos parte de ese inicio de la Navidad.

En ocasiones, las campañas de marketing superan al producto, convirtiéndose la publicidad en sí en un producto esperado por los consumidores. Para que esto suceda, la campaña debe ser recurrente en el tiempo, como sucede durante la Navidad. Las burbujas de Freixenet o el “vuelve, a casa vuelve por Navidad” de turrones El Almendro, así como el anuncio del sorteo de Lotería de Navidad, ya forman parte de nuestra memoria navideña colectiva.

Durante años, esperábamos la aparición en nuestras pantallas de TV del popular personaje de “el calvo” de los anuncios de la Lotería de Navidad. Sin embargo, con la llegada de la crisis económica Lotería y Apuestas del Estado dio un giro a su campaña navideña basándose en el Marketing Emocional. A vista de los resultados, la decisión ha sido un éxito. Han logrado que sus anuncios estén en boca de todos, comentando los sentimientos que despiertan tan emotivos anuncios y logrando su viralización en nuestros dispositivos y redes sociales.

SÍGUENOS